miércoles, 25 de diciembre de 2013

Este soy yo y no lo soy

Mi nombre es Sebastian y mi apellido Tercero. Soy el tercero en mi vida. Tengo una vida increíble y rara. Rara vez no salgo de casa. Es mi casa mas no mi hogar. Mi hogar extraño. Extraño me es seguir vivo. Vivo pero en un estado deprimente. Soy deprimente pero positivo. Soy positivo y determinista. Soy determinista pero idealista. Soy idealista y además realista. Soy realista y romántico. Soy romántico y detallista, cuando quiero. Quiero a veces. A veces soy un imbécil. Soy un imbécil pero amable. Puedo ser amable y a la vez descortés. Soy descortés pero caballero. Soy caballero pero no de la realeza, de realeza solo tengo mi apellido. Mi apellido no indica quién soy. Soy inteligente pero idiota. Soy idiota pero astuto como un zorro. Soy un zorro pero en el sexo un lobo perverso. Soy perverso además pervertido, en lo profundo. En lo profundo soy lujurioso. Soy lujurioso pero no depravado. No soy depravado pero si sexoso. Soy sexoso pero inocente. Soy inocente pero culpable. Soy culpable y libre de todo cargo, pero cargo con el peso de ser autodestructivo. Soy autodestructivo mas no suicida. No soy suicida pero lo he pensado. Lo he pensado y soy suicida. Soy suicida pero uno cobarde. Soy cobarde pero atrevido. Soy atrevido pero calculador. Soy calculador y aprovechado. Soy aprovechado pero con ética. Tengo ética pero soy inmoral. Soy inmoral pero honesto. Soy honesto pero tramposo. Soy tramposo pero correcto. Soy correcto pero del modo incorrecto. No soy incorrecto pero sí incorregible. Soy incorregible pero amaestrado. Soy amaestrado mas no tengo amo. No tengo amo y tampoco dueño. No tengo dueño pero soy de Dios. Soy de Dios y también de ella. Soy de ella, cuando quiere. Cuando quiere soy su esclavo. Soy su esclavo pues es mi adicción. Es mi adicción única y mi mayor vicio. Tengo vicios pero también control. Tengo control pero no sobre mi enfermedad. Estoy enfermo pero no muriendo. No estoy muriendo pero quiero morir. Quiero morir pues ya no duermo. Ya no duermo pero aún sueño. Tengo sueño pero no los recuerdo. No los recuerdo pero son felices. Fuimos felices, ahora soy feliz, pero menos. Hecho de menos  pero no me arrepiento. Me arrepiento de algunos errores. Cometí errores que mis padres no toleran, pues soy su ultimo hijo. No tengo hijos pero soy padre. Soy padre de dos niñas que son unos amores.Tuve amores furtivos pero no las amé. La amé a ella pero ya no está conmigo. Ya no esta conmigo pero es mi amiga. Es mi amiga y también mi confidente. Es mi confidente  y, en confidencialidad, mi "rayo de luz". Adoro la luz pero me lastima. Siento lástima de mi mismo. Soy el mismo pero mejor. Mejor evito una canción que evoca mi estupidez. Mi estupidez es mi ansiedad. Siento ansiedad por estar bien. Bien podría estar peor. Peor es no luchar por lo que quiero. Quiero solo dos cosas en mi vida. Mi vida, la hice un desastre. Soy un desastre en orden. Tengo orden de seguir adelante. Adelante voy con paso firme. Sigo firme a mis ideales. Ideal sería vivir sin necesitar. Necesito un abrazo. Un abrazo que tenga calidez. La calidez no he vuelto a encontrar. Me encuentro con pesar. A pesar de todo aun no me rindo. Rindo cien por ciento de sur a norte, de oeste a este. Este soy yo y no lo soy. Soy lo que necesite ser. Y necesito ser yo. Mucho gusto.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Ahora escribo

En el ultimo mes me he vuelto asiduo a escribir, una actividad reconfortante y liberadora que abandone hace unos años. Hoy por hoy, escribo todo lo que pueda y me lamento de olvidar llevar una hoja y un lapicero para anotar algunas cosas en el instante.

Me gusta escribir poemas, a pesar que muchas veces termino haciendo un texto ridículo. Prefiero la prosa poética pero me apasiona el verso libre. No detesto la versificación clásica pero me se hace muy pesado seguir tantas reglas de las cuales la más fácil de cumplir es la rima (me gusta rimar) pero después viene la métrica (la detesto). Considero que soy mejor orador que escritor aunque mis dotes, como tal, no están certificados pero en alguna ocasión han sido alabados.

Me gustan los juegos de palabras, me gustan porque me hace más fácil explicarme (algo contrariado ya que la mayoría de las veces que los utilizo nadie me entiende). Me gusta utilizar el doble sentido de las palabras pues es una de esas acciones que me permiten expresar una segunda idea sin negar o afirmarla. Me gusta utilizar palabras complicadas, no porque me hagan parecer ser culto (que considero serlo de algún modo) si no, porque encuentro cierto placer en escribirlas y pronunciarlas además de confundir a algunas cuantas personas.

Ahora escribo, escribo de madrugada porque me guardo este momento libertador para estas horas tormentosas de insomnio y ansiedad. Ahora escribo para mí, para nadie, para quien este leyendo. Ahora escribo y pienso:

"He escrito mejores cosas también peores. Me siento estúpido, debería dejar de escribir e ir a dormir ¡Ah, es cierto! es inútil. Quizá mañana lo intente de nuevo, mañana es noche buena..."

Lo que no te mata te hace fuerte (De mis pesares y accidentes)

Soy una persona sana y saludable, al menos así lo siento. Tengo TDAH (Trastorno de déficit de atención e hiperactividad) lo cuál no sé si sea malo o bueno. Ese es el motivo por el cual soy tan inquieto, ansioso, insomne; mas mi locura es nata, me permito el merito de haberla formado yo mismo. 


A los 13 años tuve herpes, aclaro que no se debe pensar que soy un depravado y pervertido vicioso de los placeres carnales (aunque cuando estoy en ello puedo serlo) pues este herpes fue a causa de la evolución del virus de la varicela causado a su vez por estrés; que mis padres dicen era por la presión de los estudios y yo, por otro lado, sé que fue a causa de no poder pasar después de varios intentos GTA San Andreas. Gracias a esta bendita enfermedad casi pierdo la vista del ojo izquierdo. Y ahora años más tarde ya casi la pierdo en totalidad.

Después de estos casos viene una lista corta o larga de otros males:

- Dolor crónico en las rodillas (por temporadas)
- Insomnio (llevo tres días sin dormir♪ - es en serio)
- Toser y/o botar sangre por la boca
- Atropellos crónicos y palizas ocasionales.


Hoy, iba en el bus parado cuando este da la vuelta en un ovalo y la chica en frente cae hacia mí golpeándome en mi parte más noble y culpable. Y entre tanto la chica se disculpa y yo disimulo mi expresión para aparentar que no fue nada. Y pienso:



"Primero me quedo tuerto luego casi ni duermo y sangro de no sé dónde.... bueno  pero aún sigo vivo supongo que he de tener suerte y debo estar contento de estarlo. Será cierto que lo que no me mata me fortalece... no, lo que no me mata me hace fuerte pero primero me rompe las pelotas... Adoro a Friedrich Nietzsche pero esta sí me rompió las pelotas. "

Me río, la chica me mira extrañada y se aleja de mí. De seguro piensa: "Es gay"

domingo, 22 de diciembre de 2013

Solo hay una mujer...

Un día en casa de una chica con la que empecé a salir (sin estar) después de mi ultima relación, yo estaba echado en su sofá, un sofá cómodo que no merecía perecer bajo mi peso al igual que yo no merecía perecer bajo el peso de ella. 

Ella dijo:
- Una mujer puede controlar a cualquier hombre.
- No es cierto, no cualquier mujer puede controlar a un hombre - respondí.
- Las mujeres tenemos esa habilidad.
- Entonces soy inmune a tu habilidad.
- Yo puedo controlarte - dijo en un tono travieso - Puedo hacer que hagas lo que quiera.

Con la honestidad que me caracteriza, o con la que me jacto de tener, respondí:

"Solo  hay una mujer que me puede controlar y no es mi madre."

A lo cual ella cambio el tema y preguntó:
- ¿Sabes cómo complacer a una mujer?
- Depende... - pensé un momento y con confianza continué - Complacer a una mujer es complicado, pero si hablamos de sexo, diría que sí. Pero uno solo complace a quien quiere.
- Jajaja. Ok, no esperaba esa respuesta y... ¿quieres complacer a una mujer como yo?

Y de nuevo respondí  honesta pero muy cruelmente:

"Solo hay una mujer a la que quiero conplacer y no eres tú."