lunes, 23 de diciembre de 2013

Lo que no te mata te hace fuerte (De mis pesares y accidentes)

Soy una persona sana y saludable, al menos así lo siento. Tengo TDAH (Trastorno de déficit de atención e hiperactividad) lo cuál no sé si sea malo o bueno. Ese es el motivo por el cual soy tan inquieto, ansioso, insomne; mas mi locura es nata, me permito el merito de haberla formado yo mismo. 


A los 13 años tuve herpes, aclaro que no se debe pensar que soy un depravado y pervertido vicioso de los placeres carnales (aunque cuando estoy en ello puedo serlo) pues este herpes fue a causa de la evolución del virus de la varicela causado a su vez por estrés; que mis padres dicen era por la presión de los estudios y yo, por otro lado, sé que fue a causa de no poder pasar después de varios intentos GTA San Andreas. Gracias a esta bendita enfermedad casi pierdo la vista del ojo izquierdo. Y ahora años más tarde ya casi la pierdo en totalidad.

Después de estos casos viene una lista corta o larga de otros males:

- Dolor crónico en las rodillas (por temporadas)
- Insomnio (llevo tres días sin dormir♪ - es en serio)
- Toser y/o botar sangre por la boca
- Atropellos crónicos y palizas ocasionales.


Hoy, iba en el bus parado cuando este da la vuelta en un ovalo y la chica en frente cae hacia mí golpeándome en mi parte más noble y culpable. Y entre tanto la chica se disculpa y yo disimulo mi expresión para aparentar que no fue nada. Y pienso:



"Primero me quedo tuerto luego casi ni duermo y sangro de no sé dónde.... bueno  pero aún sigo vivo supongo que he de tener suerte y debo estar contento de estarlo. Será cierto que lo que no me mata me fortalece... no, lo que no me mata me hace fuerte pero primero me rompe las pelotas... Adoro a Friedrich Nietzsche pero esta sí me rompió las pelotas. "

Me río, la chica me mira extrañada y se aleja de mí. De seguro piensa: "Es gay"